Replica Watches Replica Rolex Watches

Alimentación sana igual a mayor coeficiente intelectual

Foto: Google

Un estudio de The University of Adelaide (Australia), reveló que los bebés y niños pequeños alimentados con una dieta saludable podría tener coeficientes intelectuales (CI) ligeramente más altos cuando alcancen los ocho años de edad en comparación con los niños que se alimentan con comida menos sana.

Lisa Smithers, investigadora en salud pública de la universidad australiana, señaló en un comunicado de prensa que la dieta provee los nutrientes necesarios para el desarrollo de los tejidos cerebrales en los primeros dos años de vida.  La meta del estudio que lideró fue observar el impacto de la dieta sobre el CI de los niños.

Smithers destacó que el estudio provee parte de la evidencia más firme hasta la fecha de que los patrones dietarios de los seis a los 24 meses tienen un efecto pequeño pero significativo sobre el CI a los ocho años de edad. Refirió, a modo de recomendación, que es importante tomar en cuenta el impacto a largo plazo de la forma como se alimentan  a los niños.

Observación y resultados

El estudio se basó en la observación de los hábitos alimenticios en más de siete mil niños, realizando evaluaciones a los seis meses, 15 meses y dos años de edad. El análisis incluyó comidas cocinadas, preparadas para bebés, lactancia materna y los alimentos de rápida preparación (llamada “comida chatarra”). El trabajo fue publicado en la revista European Journal of Epidemiology.

Los investigadores encontraron que los niños amamantados a los seis meses que tenían una dieta sana (legumbres, queso, frutas y verduras) a los 15 y 24 meses tenían un CI hasta dos puntos más alto para los ocho años. En cambio, los niños que tenían una dieta que incluía regularmente galletas, chocolate, dulces, refrescos y papas fritas en los dos primeros años de vida tenían CI hasta dos puntos más bajos para los ocho años.

Según el análisis de resultados, las comidas empaquetadas para bebés tuvieron cierto impacto negativo sobre los CI de los niños cuando se administraban a los seis meses de edad, pero tuvieron ciertos efectos benéficos sobre el CI cuando se les administraban a niños de dos años de edad.

El estudio concluyó que los alimentos sanos son esenciales para los niños en sus años formativos y tienen relación con el CI alto. Sin embargo, no descartan que otros factores podrían también haber influido sobre las puntuaciones de CI.

Fuente: http://bitacoramedica.com