Canadá abre el debate sobre si permitir la eutanasia en niños

Replica Watches Replica Rolex Watches

Canadá abre el debate sobre si permitir la eutanasia en niños

Un comité independiente de expertos entregará al parlamento en diciembre de 2018 un informe. Foto: Google

La Sociedad Canadiense de Pediatría informa sobre un considerable número de solicitudes por parte de enfermos menores de edad y de sus padres sobre esta práctica, disponible en Canadá para los adultos. El 47% de los médicos encuestados apoya extender la medida. Un comité de expertos nombrado por el parlamento estudia esta y otras posibles modificaciones legales.

En junio de 2016, la Ley federal sobre la ayuda médica para morir entró en vigor en Canadá, práctica conocida generalmente como eutanasia. Las personas que soliciten esta ayuda deben tener más de 18 años de edad y sufrir de una enfermedad incurable o que provoque un sufrimiento intolerable, lo que debe ser certificado por dos médicos. Los resultados de dos encuestas, hechas públicas por la Sociedad Canadiense de Pediatría el pasado 26 de octubre, señalan que la idea de administrar la eutanasia a menores dista de ser un tema marginal.

Una primera encuesta enviada a 2.600 médicos (con una tasa de respuesta de 40%) arrojó los siguientes datos: 35 pediatras tuvieron discusiones exploratorias sobre la eutanasia con 60 pacientes menores de edad; nueve recibieron peticiones expresas de 17 pacientes; 118 respondieron a consultas de padres de 419 enfermos; asimismo, 45 recibieron solicitudes directas de padres de 91 menores. Dawn Davies, coautora de este sondeo, declaró lo siguiente a la agencia The Canadian Press: “Los padres, que lo piden, no lo hacen por egoísmo. Se trata de menores con enfermedades que les provocan sufrimientos atroces”.

Un comité independiente de expertos entregará al parlamento canadiense, a más tardar en diciembre de 2018, un informe sobre tres temas específicos: la posibilidad de administrar la eutanasia a personas cuyo único problema de salud sea una enfermedad mental, las demandas hechas con anticipación y, de igual manera, el acceso a esta práctica por parte de “menores maduros”, es decir, pacientes de menos de 18 años de edad que puedan comprender la naturaleza y las consecuencias de esta decisión.

 

Fuente: El País