Los niños y las infecciones

Replica Watches Replica Rolex Watches

Los niños y las infecciones

Existen enfermedades que no presentan síntomas

En la etapa infantil los niños están propensos a sufrir enfermedades, entre las más comunes son las infecciones, que se caracterizan por su rápida transmisión por vía oral y que están producidas por virus o bacterias. Ellas son las infecciones respiratorias y las enfermedades diarreicas, que afectan al estómago.

Al principio se inicia con un síntoma distinto. Un dolor, una lesión, un malestar, las sensaciones raras, la debilidad o la dificultad de movimiento son algunas de las señales que indican que algo no funciona bien en el cuerpo de una persona.

(Le puede interesar: Dormir como un angelito luego de un baño)

El instinto de madre, al ver que su pequeño está desanimado o presenta algún comportamiento extraño, pueden decir que el niño 'está incubando algo. Y normalmente, tendrá razón, aunque existen enfermedades que no presentan síntomas y, por ello, son difíciles de detectar. Pero si vez algo extraño en la salud del bebé, no esperes para llevarlo al médico, es mejor prevenir que curar.

Estas infecciones víricas se previenen, gracias a la vacunación, pues constituye la medida de prevención más efectiva contra algunas enfermedades graves de la infancia como la poliomelitis, tuberculosis, difteria, tos ferina, tétanos y sarampión.

(Le puede interesar: 7 frases para fomentar en los niños el respeto por la naturaleza)

Las vacunas actúan reforzando las defensas del niño. Por ello, los padres deben ser conscientes de la necesidad de vacunar a sus hijos y disponer de la información suficiente sobre cuántas y cuáles son las vacunas que deben recibir sus hijos y dónde deben ponérselas.

Fuente: Guía Infantil