Cómo estimular el balbuceo y la adquisición del lenguaje del bebé

Replica Watches Replica Rolex Watches

Cómo estimular el balbuceo y la adquisición del lenguaje del bebé

Mediante el lenguaje, el bebé nos expresa sentimientos e ideas. Foto: Google

Mediante el lenguaje, el bebé nos expresa sentimientos e ideas. Cuando son más pequeños usan el lenguaje de gestos, señalando lo que quieren, y a veces, lo acompañan de un balbuceo o de una palabra. El niño irá adquiriendo el lenguaje a lo largo de la infancia.

No son capaces de decir ninguna palabra, pero ya pueden comunicarse con nosotros, saben expresarse desde que nacen; primero llorando, y poco a poco, con sonidos y emisiones. Cuando son un poco más mayores, los bebés empiezan a utilizar el lenguaje de gestos y, en otros casos, nosotros también podemos ayudarles a comunicarse mediante el lenguaje de signos.

Los sonidos son la base del lenguaje del bebé

De 0 a 6 meses, los bebés producen sonidos que son la base del lenguaje. Durante esta etapa, el mejor consejo para los padres es hablarles y empezar a establecer turnos de palabra, así cuando le hablemos nos escuchará y cuando nos callemos empezará a emitir sonidos.

- De 6 a 9 meses, tienen ya un repertorio claro de sonidos (baba, nana, gaga…). En este momento empiezan a asimilar los sonidos específicos de su lengua, y cerca de los 8 meses empiezan a aprender palabras.

- De 9 a 12 meses, los bebés siguen con el balbuceo y dicen alguna palabra, responden a su nombre y entienden órdenes sencillas. Cerca del año, el bebé usará unas tres palabras con sentido.

- De 12 a 18 meses dicen unas tres palabras, y reconocen partes del cuerpo y saben su nombre. Alrededor de los 14 meses empezarán a repetir palabras que oyen, y empezarán con el 'NO'. Entienden alrededor de 200 palabras.

- De 24 a 30 meses, no callan!! Hablan la mayor parte del tiempo y construyen frases de hasta cuatro palabras.

- De 30 meses a 3 años entienden casi todo lo que se les dice, interactúan con los adultos, les encanta preguntar ¿Por qué?

 

Fuente: Guía Infantil