En China es tradición la celebración de los 100 días de nacido

Dan Ni Zhang (un nombre chino que suena parecido al español Dani) ya ha sido, a pesar de su corta edad, el centro de atención de una fiesta organizada por sus padres con motivo de sus primeros cien días de vida. Todo un acontecimiento en la cultura del sur de China.

Su madre, Fanf Fang Xia -de 23 años, "24 en China porque se cuenta desde el momento de la concepción"- ha seguido fiel a las costumbres de su ciudad natal, Wenzhou. El pequeño Dan Ni nació el 17 de marzo y, a los cien días, sus padres le cortaron el pelo. "Una costumbre para que le salga más fuerte y bonito". "También cuenta le da suerte y le ayuda a crecer más sano". El pelo cortado lo enviarán a China para hacer pinceles.

Le puede interesar: Un padre chino graba el crecimiento de su bebé con caricaturas

A todos los niños se les coloca una pulsera de plata en el tobillo y en la muñeca, así como un colgante en el cuello con una llave de oro, símbolo de la longevidad. En la otra muñeca se le ata una pulsera con un cuerno de antílope "que el niño usará como chupete".
A los bebés se les pone al alcance de la mano objetos diferentes como dinero, libros, un cuadro... Según cuál elija, así será su futuro. Dan Ni cogió un libro, que significa que "de mayor le gustará estudiar".


Para celebrar sus cien días, Fang Fang y su novio invitaron a sus amigos y familiares a una gran cena en la que se comieron todo tipo de alimentos. "La costumbre es que el bebé pruebe un poquito de la salsa de cada plato para que le gusten los distintos sabores". A Dan Ni no le desagradó ni la sopa de cangrejo ni la de gamba, ni el pescado en salsa. "Untamos el palillo en el caldo y él lo chupa", explica su madre." "Para nosotros-continúa-, el pescado es una comida fundamental. Quien lo consume es más inteligente". 
Durante esta fiesta el bebé recibió como regalo dinero en sobres rojos -el color de la buena suerte-, ropa y hasta una cuna.

Fuente: Heraldo.es