Qué es y cómo tratar el mutismo selectivo infantil

Replica Watches Replica Rolex Watches

Qué es y cómo tratar el mutismo selectivo infantil

Los síntomas del mutismo selectivo infantil deberán observarse, por lo menos, durante un mes. Foto: Google

El mutismo selectivo infantil es un trastorno que hay que tratar pues, de lo contrario, puede empeorar. De ahí, la importancia de acudir a un profesional desde los primeros síntomas.

Los síntomas del mutismo selectivo

Entre los síntomas del mutismo se incluyen la timidez, la ansiedad al estar con personas poco conocidas, las dificultades e incapacidad para hablar en ciertos contextos y situaciones, pero sí en el hogar y con la familia más cercana.

Los síntomas del mutismo selectivo infantil deberán observarse, por lo menos, durante un mes para que sea considerado como tal. Es importante tener en cuenta que, en el primer mes de escuela de cualquier niño, es completamente normal mostrar timidez o algo de ansiedad, y no por ello hay que confudirlo con un mutismo.

¿Cómo pueden ayudar los padres a combatirlo?

Para ayudar a niños con mutismo selectivo, sus familias deberán trabajar los siguientes aspectos para mejorar las condiciones personales, familiares y sociales del niño:

Autoestima: es importante no sobreproteger a nuestros hijos, con el objetivo de que adquieran más confianza en sí mismos. Mediante simples tareas, puedes enseñar a tu hijo a asumir pequeñas responsabilidades, como vestirse y comer solo, enjabonarse en la ducha, atarse los cordones de los zapatos, etc.

Comunicar y alabar los méritos: no olvides que la comunicación es cosa de dos, por lo que deberás escuchar los que tu hijo tiene que decirte sin quitarle importancia o criticar. Por otra parte, reforzarás sus puntos fuertes transmitiéndole las cosas que hace bien y animándole a mejorar cuando haga algo mal.

No comparar ni etiquetar: es mejor que hable cuando quiera hacerlo y evitar presionarle. Tampoco es recomendable etiquetarlo como “tímido” cuando no quiera hacer algo.

Fomentar las relaciones sociales: invitar a compañeros de clase a jugar a casa, quedar con amigos que tengan hijos de edades similares o apuntarle a actividades con otros niños le ayudarán a mejorar.

 

Fuente: Mi Bebé y Yo